lunes, 6 de abril de 2009

¿Mitología cristiana?

por web Friday, Mar. 24, 2006 at 2:49 PM
La historia viene repitiendo desde hace 4000 años o mas el mismo mito con ligeras variantes

Jesucristo nunca existió
Días antes de las últimas navidades EL PAIS SEMANAL publicaba un extenso, aunque vacío, artículo sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es un tema que creíamos superado, pero ante la expectación generada, las «cartas al director» publicadas posteriormente y la rabiosa reacción eclesiástica nos sumergimos en el tema. Reproducimos a continuación un artículo aparecido en el boletín nº 33 de la Escuela Libre Paideia (Mérida).

En los cinco libritos titulados «Jesucristo nunca ha existido» (De Emilio Bossi. Publicaciones Acratas: El Sembrador. Edita CNT de Andorra) se puede leer, y se debe, que en realidad Jesucristo no existió, no fue un personaje histórico. Los griegos y los romanos no oyeron hablar de él, su nombre no aparece en obras profanas hasta un siglo después y aún así indirectamente, a propósito de movimientos y de las persecuciones de la secta cristiana. En el mismo judaísmo no dejó una impresión muy duradera. Filón muerto hacia el año 50 nada sabe de él. Josefo nacido en el año 37 y que escribió hasta finales de siglo sienta su condena en algunas líneas como un suceso vulgar y al enumerar las sectas omite a los cristianos.

Un escritor hebreo, Justo de Tiberiades compuso una historia hebrea desde Moises hasta finales del año 50 y no cita siquiera el nombre de Jesucristo.

Plutarco nacido 50 años después de Jesucristo, historiador eminente y concienzudo no pudo haber ignorado, de conocerla, la existencia de Cristo y «sus proezas». Séneca no dice una palabra de Cristo aunque hablando de los cristianos no los distingue de los hebreos.

El mismo silencio de la historia hacia Jesús, se produce hacía los apóstoles acerca de los cuales no existen más documentos que los eclesiásticos.

Los únicos autores profanos que han hablado de Cristo fueron el historiador hebreo Josefo, Tácito, Suetonio y Plinio. Se demuestra que Suetonio y Plinio entran en contradiciones y se excluyen uno a otro y las pocas líneas de Josefo y Tácito han sido falsificadas. Por si fuera poco, ninguno de los que debieron tener tratos con Jesús, como Pilatos, Hanán, Caifás, etc., dejó rastro en su historia de estas relaciones. Los únicos testimonios que hablan de la vida y obra de Jesucristo son los evangelios y datan de los siglos III y IV y no son prueba de la existencia de tal personaje.

La vida, el pensamiento, la acción, la palabra, la doctrina de Cristo no existe en los evangelios, como no sea en cuanto son predichos por los profetas o previstos por el Antiguo Testamento. Si nace en Betlem, van a Egipto, si Herodes ordena la matanza de los inocentes, si vuelve a Galilea y vive en Nazaret (para poder llamarse Nazareno), si encuentra a Juan Bautista, va a Cafarnaun, sana endemoniados, cura muchedumbres y les prohibe que lo divulguen, habla en parábolas para no ser comprendido, Judas le traiciona, en la cruz pide de beber, etc..., es para cumplir las Escrituras y las profecías. Cristo ni dijo ni fue él mismo, más que lo que la Escritura había ordenado que hiciera o fuera.

Por si fuera poco, existen numerosas contradiciones y omisiones entre los cuatro evangelistas. Mateo y Lucas dan distintas versiones de la genealogía de Jesús. En cuanto al viaje de María y José, Marcos y Lucas se contradicen en si pasan o no por Jerusalén, si huyen a Egipto o no. Marcos y Juan nada dicen de la infancia de Jesús. Hay contradicción en cuanto a dónde vive y sus viajes a Jerusalén donde es conocido o no. Las hay también en si Juan Bautista conoce o no a Jesús, en el día de la última cena, en la escena del huerto de Getsemaní, ni en la hora de la muerte.

En otro lugar de esta obra se pregunta el autor que si Jesucristo nunca existió, cómo y por qué fue inventado, para pasar a demostrar que otros personajes análogos e idénticos le precedieron en la historia de los mitos.

En la antigua India hubo más de un Dios redentor, Vischnu se encarnó nueve veces, tomando forma humana para redimir a la humanidad. En la octava se encarna en Cristna y en la novena en Buda.

Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios. Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir. Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche, el día del nacimiento ( en un redil) es adorado por pastores. En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo. A raiz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocuría 3.500 años antes de nuestra era.

La novena encarnación es como Buda. Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes. Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús). La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual. Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría, abandonó el lecho materno para cumplir su misión. Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas. El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús), tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan. Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola. En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo.

Mitra es el dios redentor de Persia. Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsisticio de invierno. La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto. Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra. Muere como Cristo en el equinocio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad.

En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis). Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinocio de primavera y también resucitado. Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno.

También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno, después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba. La mitología del antiguo testamento se basa en estos conceptos fundamentales: Dios, la creación, la caída de los angeles, el Edén, la serpiente y el pecado original, el diluvio, la torre de Babel, los angeles y los demonios, el Paraiso y el infierno, los Patriarcas, un legislador inspirado y los profetas. Pero esta mitología no es original, pues la tuvieron otros pueblos antes que el hebreo.

Un Dios nacido de una virgen -dice Dupuis-, en el solsticio de invierno, y resucitado en la Pascua, después de haber descendido a los infiernos; un Dios que lleva tras de sí un cortejo de doce apóstoles correspondientes a las doce constelaciones, y que hace pasar a la humanidad bajo el imperio de la luz, no puede ser más que un Dios solar, copiado de tantos mitos heliosísticos que abundan en Oriente.


Este post, ha llamado mucho la atención, y quería decir que no es mío, sino que lo saqué de otro blog de investigación. Me resultó sumamente interesante y por eso lo he puesto.


Recalcar, que hay muchísima gente , historiadores y demás que tienen blogs muy interesantes, de donde se puede aprender mucho.


Tenía la intención de escribir sobre este tema, y buscando información, me tope con este comentario que hablaba de el mismo tema, y como estaba muy pero que muy detallado, pues me lo traje.


Espero que os guste.


10 comentarios:

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Pues para no haber existido, menuda la que se montó.

Creo que sostener que Jesús no existió es pretender dar apariencia científica a una idea anticristiana. Si Jesús nunca existió, el cristianismo no tiene sentido.

Es normal que los romanos y griegos no se hiciesen eco hasta después de la existencia de Jesús, salvo los romanos y griegos que vivieron en Judea. Pero hay un argumento sencillo que desmonta esa tesis, que es que si no hubiera existido, el crisitianismo no habría existido. ¿Cómo se iba a fundar la primera comunidad cristiana en Judea si los propios judíos sabían que ese personaje no existía? Si dijésemos que fue varios siglos después, podría colar, pero en el mismo momento. ¿Alguien creería que unos judíos viniesen predicando en la misma Judea la existencia de un Mesías que no existió? Sería una mentira de corto recorrido. Y menos sentido tendría que alguien, por no se sabe qué, decidiese iniciar un movimiento que, desde el principio, estuvo perseguido. ¿Quién en su sano juicio va a inventarse a Mesias para morir por él?

También hay que contar que José y María fueron a Belén para censarse y que Jesús fue crucificado, y eso en algún sitio tendría que constar.

Lo que es demagogia es pretender dar credibilidad a algo por el hecho de que no esté suficientemente documentado. ¿Cuántos momentos históricos damos por ciertos sin estar suficientemente documentados? Y si nos ponemos a dudar, por qué damos por cierto toda la lista de los Reyes Godos, sólo está documentado por ellos, salvo algunos. También podemos preguntarnos por qué damos por buena la Historia de Roma y Grecia?

Otra cosa es que se discuta sobre el personaje, pero su existencia es indudable.

Johnny dijo...

La verdad, que es un tema un poco escabroso, ¿como es posible, que el personaje mas importante de la historia de la humanidad, sea también el más desconocido?

La verdad, es que yo debo tener las mismas pruebas a favor , como en contra.

Las pruebas a favor, las que tu dices
pero las pruebas en contra, también les veo su sentido.

De todas maneras, son los comentarios de un aficionado a esta historia, y pueden ser perféctamente herróneos.

Gracias por el post.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

De nada, sólo doy mi opinión. Gracias a ti por dejarme opinar.

Lille Skvat dijo...

Muy interesante tu entrada llena de aspectos que pensar. ¿Tienes alguna referencia bibliográfica con los datos que aportas?

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com

Isaak Asino dijo...

En efecto, Johnyy. Es evidente que la figura católica de Jesús está cortada con patrones de religiones muy anteriores, al igual que decenas de pasajes del Antiguo Testamento que, si algún día tengo ganas, me entretendré en transcribir comparándolo con otros textos igualmente mitológicos.

Los romanos eran un tipos muy listos, alimentaron la leyenda a sabiendas de que Cristo era tan real como lo era la procedencia divina del César.

El Cristianismo es simple política, desde sus inicios, y su supervivencia se debe exclusivamente al uso de esa fuerza política, obtenida tanto de la propia del Estado Vaticano como de sus alianzas políticas con países gobernados por regímenes absolutistas. Simple simbiosis: tú me mimas, yo te mantego al pueblo controlado con creencias religiosas.

Saludos.

Vicente dijo...

Vamos a ver, Juanito:
Lo de los supuestos parecidos de la figura de Jesús con diferentes personajes mitológicos no es más que un bulo. Krishna no nació de una virgen. ¿Cómo? ¿Después de tener otro siete hermanos? Aquí, te dejo un enlace para que veas:
http://es.wikipedia.org/wiki/Bhagavān.
Los datos más antiguos del Mitraísmo datan del siglo II. Asi que...
Lo de Baco, tres cuartos de lo mismo. ¿De dónde se han sacado que a Baco lo llamaban "Salvador"?
Lo de Buda, lo mismo. No existe nada en la historia de Buda que habla del "Sermón de la montaña" ni de la tentación de los demonios. Y no es que abandonara el lecho materno. Ya estaba casado cuando tuvo conocimiento del sufrimiento humano y decidió hacerse anacoreta. Lo de la pretendida maternidad virginal de su madre es otro gazapo. Y no hay ninguna relación entre su nombre "Maya" y el nombre de "María. Absolutamente ninguno.
Todas, absolutamente todas, esas pretendidas coincidencias son pura mentira. No hay más que buscar información sobre esos mitos en lugares que no pretendan hablar de esos supuestos parecidos.
Un saludo.

Vicente dijo...

Fe de erratas donde dije:
"No existe nada en la historia de Buda que habla del "Sermón de la montaña"
debí decir:
No existe nada en la historia de Buda que hable del "Sermón de la montaña"

Vicente dijo...

Más información:
http://apologista.wordpress.com/2008/12/04/alexamenos-venera-a-su-dios-un-estudio-que-refuta-el-supuesto-mito-de-cristo/

Johnny dijo...

Y donde se puede encontrar información completamente veraz es en la wiki no???

Gracias por los comentarios vicente, tendré en cuenta la información que me das.

Y no me llamo juanito.

Vicente dijo...

Perdona. Me he dado cuenta de que existe un personaje del Antiguo Testamento con el nombre de Jónathan. Porque ese es tu nombre ¿no?
En cuanto a la información, sólo hay que buscarla en cualquier parte: diccionario de mitología, enciclopedia... también puedes consultar la Teogonía de Hesíodo, la literatura griega, los Vedas etc. Hay una condición: que no traten de establecer paralelismo con Jesús de Nazaret. Es verdad que, en la Wikipedia, puede escribir cualquiera y no hace falta ningún título, pero mucha de su información es aceptable, aunque puede aparecer algún gazapo que otro. El segundo enlace, puede que no te parezca muy objetivo, pero sólo tienes que comprobar lo que dice en otras fuentes. Pero tienes que ir, principalmente, a las fuentes originarias de donde proviene la información sobre esos mitos. Por ejemplo, sobre Krishna, te puedes informar leyendo el Bhagavad Guitá incluído en el Mahabaratha. Sobre el mito de Baco, no recuerdo ninguna obra de las literaturas griega y romana aunque tiene que existir. Sólo te puedo dar un enlace:
http://www.elloroestepario.com/mitologia.html
Un saludo.