viernes, 3 de abril de 2009

En relación con la anterior entrada, personalmente, a mí me daría absolutamente igual, que me excomulgaran, o que me hiciesen judío o musulman o asceta o lo que les dé la gana; el problema, es que este tipo de personas juegan con la gente a golpe de demagogia.

Lo único que puedo hacer, es ponerme en el lugar de estas personas excomulgadas, que seguramente serían creyentes devotas y este personaje